Quién hace los brochures

Los brochures son realizados en dos partes: la primera por el diseñador y la segunda por la imprenta. El diseñador debe tener en cuenta que su trabajo será materializado por la imprenta y que los costos de ésta dependerán también del tipo de trabajo que él realice. Veamos en esta sección cuáles son los factores a considerar durante el diseño del brochure que afectan el costo de la impresión.

Colores: la cantidad de colores utilizados en el diseño influye directamente en el precio del brochure al ser impreso. En la imprenta se trabaja combinando cuatro colores (amarillo, negro, cian y magenta) y es por eso que cuando a usted le preguntan si la impresión será a cuatro colores no quieren decir que el brochure sólo tenga cuatro colores sino requiere de diferentes combinaciones de estas cuatro tintas básicas. Todo color diferente de cian, magenta, amarillo y negro (en teoría) no existe dentro de una imprenta. Para entenderlo supongamos que la imprenta consiste en un impresor, una máquina que imprime y cuatro latas de tinta (una de tinta cian, una de tinta magenta, una de tinta amarilla y una de tinta negra). Entonces, si usted manda a imprimir algo en amarillo el impresor abre la lata de tinta amarilla, la coloca en la máquina e imprimir. Lo mismo hará si usted desea una impresión en negro, cian o magenta. Ahora bien, si usted quiere la impresión en un color que se logra combinando cian y magenta el color impreso será sólo uno pero el impresor le cobrará por dos ya que usted le hizo abrir dos latas y hacer pasar la hoja en donde se imprimirá su documento dos veces por la máquina. ¿Por qué pasó dos veces la hoja? Porque primero se imprimió el cian y luego el magenta (también se puede hacer la mezcla previamente a la impresión, pero eso ya es otro tema). Ahora bien, supongamos que usted quiere imprimir en amarillo y un color que se logra con la combinación de amarillo y magenta ¿cuántos colores deberá pagar? Dos colores es la respuesta. El amarillo y el magenta. En la primera pasada el impresor imprimirá todo lo que va en amarillo y todo el porcentaje de amarillo necesario para crear el color que usted desea. La lógica es siempre la misma. Cuando se imprime a cuatro colores (se combinan cian, magenta, amarillo y negro) se paga por los cuatro colores aunque de ellos puedan salir cientos y cientos de colores diferentes dentro de su brochure.

Ahora bien, supongamos un caso diferente. Usted tiene un logo en un color especial (supongamos algún tono de naranja) y el resto de la impresión es en negro. ¿Cuántos colores, entonces, deberán utilizarse para imprimir? Hay dos repuesta posibles. La primera es cuatro colores: el negro para todo y cian, magenta amarillo y negro para lograr el color anaranjado de su logo. Esto quiere decir que usted imprimirá sólo dos colores “visibles” pero pagará por cuatro. ¿Se puede evitar esto? En muchos casos, sí. Usted habla con el impresor y le pregunta cuáles son los costos de la compra de una nueva lata para la imprenta, una lata que se agregue a las cuatro que siempre hay allí. Si la compra de una nueva lata del color exacto que usted desea para su logo es más barata que la impresión a cuatro colores, usted ahorra dinero. Es decir, si la imprenta le cobra (recordemos que todo esto es una alegoría y una simplificación abusiva del proceso de impresión) $100 por color impreso y la lata le cuesta $150 usted ahorrará dinero ya que imprimir cuatro colores costará $400 y comprar una lata e imprimir con esa lata y con negro costará $100 (que le cobran por el negro) más $150 (que es lo que cuesta la lata que contiene el color de su logo).

vEsta lata mágica se llama Pantone y no es otra cosa que una combinación exacta de los cuatro colores de impresión. Cada Pantone tiene un número clave por el cual se lo reconoce y el impresor y el cliente se aseguran que el color impreso sea SIEMPRE exactamente el mismo. Pero para poder utilizar Pantone, el diseñador tuvo que haber diseñado en Pantone.

Por eso es que usted tiene que pensar en los procesos de impresión ANTES de comenzar con el diagrama de su brochure.

Papel: el tipo de papel que se utilice es un factor calve para determinar el valor final de la impresión. No obstante, no es necesario ser tan previsor con el tipo de papel, no es lo mismo que los colores. Lo que sí usted debe saber es cuál es la diferencia de costos entre un papel y otro para decidir informadamente. Por ejemplo, el papel ilustración mate de 150 gramos costará el doble o el triple que el obra de 80 gramos. Pero claro, la calidad también en muy diferente. Por lo general, el gramaje del papel es lo que más influye en su valor: cuanto más pesado, más caro es. Aunque la calidad del papel también es un factor: un papel ilustración de 80 gramos es más caro que un obra de 90 gramos. Por eso lo que usted debe hacer es pedir los precios de los papeles posibles y pedir también una muestra de cada uno, tocarlos y decidir.

Dobleces: cuantos más dobleces tenga su brochure, más caro será porque requiere más trabajo. Un flyer no tiene dobleces, un díptico tiene uno, un tríptico dos; una carpeta, uno; un brochure desplegable puede tener seis u ocho. Así que esté también es un factor a considerar antes de realizar el brochure.

Cantidad: cuantas más copias usted haga, más barato pagará cada una. Si usted no llega al mínimo de copias que exige la imprenta, pagará muchísimo dinero por cada brochure mientras que si se pasa del mínimo cada vez pagará menos. Por eso lo ideal es juntar el dinero e imprimir muchos brochures cuando esto sea posible.


Visita nuestras páginas amigas

http://www.brochures-quotes.com

http://www.professionalbrochuredesign.com

Brochure

brochure printing

http://www.brochuredesignbrochure.com